Seguidores

lunes, 14 de agosto de 2017

Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

  Pterocles alchata (Ganga ibérica)

Ganga ibérica (Pterocles alchata) Las gangas son aves propias de desiertos y estepas de África y Asia, que están representadas en la Península Ibérica, de modo marginal, por dos especies, las cuales aprovechan medios agrícolas de secano tradicionales. La profunda modificación del campo español es responsable del serio declive que padece la población de la ganga ibérica, hoy reducida a solo 8.000- 11.000 individuos. Descripción y Clasificación Orden Pteroclidiformes; familia Pteroclidae Longitud 31-39 cm. Envergadura 55 cm. Identificación Ave de hábitos terrestres, compacta, corpulenta y de colores miméticos. El macho exhibe una contrastada cabeza, con cara anaranjada, ojo oscuro rodeado de un anillo azul, y lista ocular y garganta negras. Tiene el cuello y la nuca de color naranja verdoso, y el pecho rojo castaño, enmarcado por dos bandas negras, de las cuales la inferior delimita el vientre, llamativamente blanco. El dorso presenta ocelos dorados que se pierden en invierno, y en las alas plegadas aparecen espejuelos de color verde metálico y con ribetes oscuros. Posee cola muy apuntada, vermiculada por arriba —lo mismo que el obispillo— y blanca con banda subterminal negra por abajo. El pico y las patas —de dedos cortos— son grises, y la parte anterior del tarso está emplumada en blanco. Se diferencia de la ganga ortega por su menor tamaño, su vientre blanco y su cola con plumas centrales muy largas. La hembra es muy parecida, pero menos vistosa. Sus partes inferiores resultan similares a las del macho, pero tiene la garganta blanca y tres bandas negras en el cuello y el pecho. Por su parte, las zonas superiores están más vermiculadas, y los ocelos del dorso muestran además áreas azules. Los jóvenes son una versión más pálida y menos contrastada de los adultos de cada sexo. Esta ave exhibe un vuelo poderoso y rápido, que deja ver sus alas apuntadas, blancas y negras por abajo. De hábitos gregarios, más marcados fuera de la época de cría, suele observarse en grupos, por lo general mayores que en la ganga ortega. Canto Su voz, muy distintiva, consiste en un áspero graznido (kataa…, kata… y gaaa…, gaaa…), que puede recordar al reclamo de la grajil

Garza imperial (Ardea purpurea)

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) 

Garza imperial (Ardea purpurea) Ave fundamentalmente estival en España, la garza imperial muestra hábitos coloniales a la hora de criar, aunque constituye agregaciones poco densas y casi siempre monoespecíficas. De coloración general vinosa y púrpura —a lo que hace referencia su nombre científico—, esta ardeida luce una elegante y estilizada silueta, tanto en vuelo como cuando permanece posada en la orilla de alguna charca, al amparo de la vegetación, a la espera de capturar alguna presa. Descripción y Clasificación Orden Ciconiiformes; familia Ardeidae Longitud 70-90 cm. Envergadura 110-145 cm. Identificación Los individuos adultos de garza imperial —muy similares en ambos sexos; la hembra, algo menor— lucen durante el periodo reproductor un vistoso diseño a base de tonos castaños, púrpuras y grisáceos. En el conjunto destacan las bandas longitudinales del cuello, negras y blancas, que se prolongan en unas largas plumas moteadas, y el capirote negruzco con irisaciones verdosas, del que parten un par de plumas oscuras. La parte inferior de las alas presenta una coloración muy oscura, en tanto que en los hombros dominan los tintes vinosos con reflejos purpúreos. Los jóvenes muestran una coloración menos contrastada, sin las líneas del cuello y con un aspecto general marronáceo. La garza imperial es un ave muy esbelta, con una silueta extraordinariamente estilizada, que en vuelo adopta la postura característica de las ardeidas: cuello recogido, alas curvadas y patas estiradas sobresaliendo por debajo del extremo de la cola. Aunque resulta bastante similar a la garza real, el menor tamaño y la tonalidad general más oscura de la imperial facilitan su identificación, tanto posada como en vuelo. Canto En vuelo emite un aart, muy ronco y sordo, que recuerda el croar de las ranas.

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo)

Busardo ratonero (Buteo buteo) Probablemente, la clave del éxito de una de las rapaces más abundantes de Europa sea la absoluta falta de especialización en cualquiera de las facetas de su biología. En efecto, el busardo ratonero es un ave acomodaticia, que puede reproducirse satisfactoriamente en infinidad de hábitats y de climas, que preda sobre un espectro amplísimo de la fauna local y que manifiesta una notable tolerancia hacia el hombre y las modificaciones que este impone en el medio. Descripción y Clasificación Orden Accipitriformes; familia Accipitridae Longitud 46-58 cm. Envergadura 110-132 cm. Identificación Es una rapaz de mediano tamaño, complexión robusta y coloración muy variable, que posee un aspecto bastante rechoncho cuando se la observa posada. En vuelo exhibe unas alas relativamente cortas y muy anchas y una cola no demasiado larga, que frecuentemente despliega en abanico, gracias a lo cual el ave puede practicar durante largo rato un vuelo sostenido que alterna con cernidos ocasionales. Su plumaje presenta numerosas variaciones individuales, por lo que se pueden observar desde individuos muy claros hasta ejemplares bastante oscuros. No obstante, la coloración más típica del adulto es de un tono marronáceo bastante homogéneo en las regiones dorsales y ligeramente más clara en las ventrales, donde aparece una franja pectoral blanquecina de desigual extensión. En vuelo se hacen patentes unas amplias manchas relativamente claras —muy barradas— coincidentes con las rémiges primarias y secundarias en su cara ventral. Las alas muestran el borde posterior recorrido por una banda oscura, al igual que la cola, que puede aparecer variablemente barrada. El joven presenta las partes inferiores de desiguales tonos marrones y las coberteras dorsales con bordes pálidos; además, su cola está finamente barrada, pero carece de la ancha banda terminal propia de los adultos. Visto ventralmente, no se aprecia con nitidez el reborde posterior oscuro de las alas, y tanto estas como el cuerpo dan la sensación de estar más estriados que barrados. Finalmente, a diferencia de los adultos, que poseen el iris de color oscuro, el del joven es bastante claro. Canto En vuelo emite con frecuencia un grito característico parecido a un maullido: piiiii aaaa.

martes, 1 de agosto de 2017

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

Conejo común o conejo europeo (Oryctolagus cuniculus)

CONEJO DE MONTE ESPECIESOryctolagus cuniculus IDENTIFICACIÓN El conejo de monte es un mamífero lagomorfo de tamaño medio que puede alcanzar pesos de 1,5-1,7 kg dependiendo de la subespecie considerada. Presenta un color típico pardo grisaceo con tonalidades diferentes en función del lugar de ubicación, pudiendo llegar a adquirir tonos rojizos en el dorso. La zona ventral siempre es blanca y la cola es negra en la parte superior y blanca en la inferior. No existe dimorfismo sexual evidente (los machos y hembras son bastante parecidos) y si no se tiene el animal en la mano es prácticamente imposible asegurar cual es el macho y cual es la hembra. Al manejarlos es sencillo establecer esa diferencia observando los órganos genitales externos mediante la realización de una ligera presión en la zona. Tradicionalmente, los individuos jóvenes de conejo de monte se diferencian de los adultos por el tamaño y peso y por la presencia de un ligero abultamiento lateral en las patas delanteras a nivel de la articulación del cúbito con el carpo hasta los 9 meses de edad. Cuando los conejos nacen, lo hacen si pelo y ciegos y empiezan a abrir los ojos y a cubrirse de éste a partir de los diez días de edad. DISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT La especie está ampliamente distribuida en la Península Ibérica, el resto de Europa, Australia y en muchas zonas de América, habiendo llegado a todas estas zonas desde la Península, área de origen de la especie. El hábitat del conejo de monte es diverso y salvo las áreas de alta montaña y humedales, ocupa preferentemente zonas de ecotono en las que se intercalan zonas de refugio abundante con zonas de alimentación. Aspectos reproductivos El conejo de monte es una especie denominada en términos biológicos “estratega de la r” lo que significa que cuenta con una gran eficacia en este sentido y, en función de las condiciones climáticas y disponibilidad de alimento, puede reproducirse durante gran parte del año. Las hembras cuentan con un periodo de gestación de 30-31 días tras los cuales nacen los gazapos, en madrigueras bajo tierra, desprovistos de pelo y ciegos. A partir de los 10 días comienzan a abrir los ojos y el pelo empieza a aparecer. La lactación dura en torno a 30 días, si bien, a partir de los 20 días, los gazapos ya comienzan a asomarse al exterior y a ser más activos, pudiendo comenzar a ingerir otros alimentos. ALIMENTACIÓN El conejo de monte se puede caracterizar por ser un herbívoro generalista cuya dieta puede abarcar gran número de especies vegetales, pero también frutos, semillas, hierba, raíces, flores y hojas. DINÁMICA POBLACIONAL Nos encontramos ante una especie social, territorial y con una organización muy jerarquizada, aunque independiente entre machos y hembras. Existe por un lado un macho o machos dominantes y una o varias hembras dominantes a partir de los que se engrana el complejo entramado social de la colonia. En la colonia, existe un reparto de tareas por el cual mientras unos individuos se alimentan o descansan, otros vigilan, manteniéndose en todo momento una comunicación entre los individuos. Los machos dominantes suelen emplear la mayor parte de su tiempo vigilando y defendiendo el territorio, dedicándose las hembras a la alimentación, reproducción y preparación de madrigueras… En poblaciones naturales, la proporción de sexos suele estar equilibrada o ligeramente inclinada hacia las hembras, si bien puede variar en dependencia de la presión de caza (se suele cazar una mayor proporción de machos), y el control de predadores (las hembras suelen morir en mayor proporción durante la época de reproducción). Al igual que el resto de especies de caza menor, la tendencia poblacional del conejo de monte en las últimas décadas es a la baja, ya que son muchos los factores que inciden negativamente en su conservación, tales como la pérdida de hábitat, el impacto de los predadores y la caza, la liberación sin control de conejos de granjas de dudosa calidad y la gestión cinegética mal enfocada.